Sección Editorial

26 Nov 2015

El Sindicalismo Moderno

L.C.P. y L.D. Arturo H. Aldana López

Los tiempos actuales presentan diversos retos al Sindicalismo, el desarrollo de nuevas tecnologías implica cambios dentro de las Empresas en todas sus áreas. Es conocido por todos que el modelo económico en constante movimiento obliga a replantear los procesos industriales y por ende el entorno laboral, el cual si no es debidamente vigilado podría afectar directamente a la clase trabajadora.

Basta recordar que el Sindicato es la organización cuyo propósito principal es la defensa de los derechos de los trabajadores, el Sindicalismo el día de hoy tiene que ir más allá de esta premisa fundamental, debe de estar en constante movimiento y comunicación con sus agremiados, atendiendo sus necesidades, gestionando herramientas que les permitan ser mejores en sus diversas áreas de trabajo.

               

Los Sindicatos Modernos deben privilegiar la mediación y el dialogo entre los patrones y los trabajadores, en donde se gestionen mejoras a la calidad salarial,  pero donde también se reconozca que esta deberá de darse en concordancia con la capacidad productiva de la empresa, en la natural dependencia que tienen el uno del otro.

               

Los Sindicatos hoy más que nunca tienen que estar comprometidos con la mejora continua de sus agremiados, El Grupo Sindical Isaac CTM tiene muy claro este compromiso por lo que ha gestionado e impartido desde hace seis años, diversos cursos de capacitación  para los delegados en distintas materias, quienes a su vez los trasmiten a sus compañeros en sus centros de trabajo, alcanzando mejores niveles de calidad y competitividad en la producción de bienes y servicios.


Esta Capacitación se complementa,  por medio de  actividades deportivas, culturales, eventos sociales  y  educativos, dando como resultado una sana convivencia y  el reforzamiento de los valores  tanto del grupo como individuales.


Son tiempos dinámicos y aquel que no esté dispuesto a mejorar continuamente quedara rezagado, por eso El Grupo Sindical Isaac CTM esta en constante evolución trabajando de la mano con los trabajadores y sus empresas con una visión ajustada a la modernidad.

--

Arturo H. Aldana López es Licenciado en Contaduría Pública por la Universidad de Guadalajara, Licenciado en Derecho por la Universidad del Valle de Atemajac, Trabaja como asesor Fiscal, Legal y Administrativo para diversas Empresas y Organizaciones Sindicales.

¿Tienes alguna sugerencia, duda, comentario? Escríbenos, queremos leer tu opinión

TE PUEDE INTERESAR

EDITORIALES

La Homologación del Salario Mínimo ¿Su Impacto?

L.C.P. y L.D. Arturo H. Aldana López.

El 30 de Septiembre de 2015 la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos dio a conocer por medio de la publicación en el Diario Oficial de la Federación, la unificación de los salarios mínimos generales y profesionales en una sola área geográfica, integrada por todos los estados de nuestro país y el Distrito Federal.

Misma que entro en vigor el día 1 de Octubre de 2015, en donde se establece que el salario mínimo general aplicable a nivel nacional es de $70.10 pesos; en esa misma resolución se integran las cantidades correspondientes a los profesionales, oficios y trabajos especiales y de esta manera queda suprimida la zona B. 

Esta medida mejora las percepciones principalmente de los trabajadores de la zona B toda vez que tendrán una mínima, pero al fin mejoría en la base de su salario,  aunque  se queda muy alejada de cubrir las necesidades básicas de la clase trabajadora. 

Qué bien  que se homologue  el micro salario base, ahora es imperioso que se trabaje en incrementarlo, ya que esta cifra por más que los cerebros al interior de la Comisión de Salarios Mínimos calculen que es suficiente para adquirir lo mínimo indispensable y que pueda vivir con éste el trabajador y su familia (quisiera ver que estos integrantes de la Comisión vivieran con el mínimo que ellos fijan)  pues en realidad se puede comprobar no sirve para eso. 

Basta sacar un cálculo sencillo de un trabajador que para llegar a su trabajo en la zona metropolitana de Guadalajara, tiene que tomar hasta ocho autobuses de su casa al trabajo y de regreso, es decir que solo de transportación gasta $56.00, quedándole una irrisoria cantidad de $14.10 al día de la cual tiene que realizar sus gastos de alimentación, vestido y recreación. 

Pues claro que esto es una burla, es necesario que la Comisión Nacional de Salarios Mínimos cumpla con su misión para la que fue creada y que a la letra dice: “Establecer las bases y los elementos para que los salarios mínimos generales y profesionales eleven el nivel de vida del trabajador y su familia, propiciando la equidad y la justicia entre los factores de la producción que reconozcan y valide el respeto a la dignidad del trabajador y su familia.” 

No es justo que este tipo de organismos públicos descentralizados que viven de los impuestos que pagamos todos, no cumpla con su cometido y sobre todo desobedezca su mandato legal establecido en el artículo 94 de la Ley Federal del Trabajo. Es necesario gozar de un salario mínimo ajustado a las necesidades reales  de todos los mexicanos que trabajamos en este país.

--

Arturo H. Aldana López es Licenciado en Contaduría Pública por la Universidad de Guadalajara, Licenciado en Derecho por la Universidad del Valle de Atemajac, Trabaja como asesor Fiscal, Legal y Administrativo para diversas Empresas y Organizaciones Sindicales.